Header Ads

Un bebe es el mejor regalo que Dios me pudo a ver dado, pero para criarlo siempre es bueno tener una buenas pautas para hacerlo muy feliz


ReciĆ©n nacidos – CĆ³mo hacer feliz a un reciĆ©n nacido

Diez propĆ³sitos para alcanzar este objetivo

A diferencia de otras especies evolutivas cercanas, el ser humano nace en un estado de indefensiĆ³n manifiesta, lo que lo hace muy vulnerable y dependiente de los cuidados prodigados por otras personas, predominantemente la madre.

La felicidad se define como un estado del Ć”nimo que supone una satisfacciĆ³n. Quien estĆ” feliz se siente a gusto, contento y complacido.

El objetivo de hacer feliz a un ser humano en las condiciones descritas anteriormente, puede fundamentarse en los siguientes elementos constituyentes:

 1
El vĆ­nculo afectivo, que se inicia desde que el reciĆ©n nacido es deseado por sus padres, se incrementa durante la etapa prenatal y alcanza su mĆ”xima expresiĆ³n despuĆ©s del nacimiento, fortalecido con las vivencias cotidianas propias de una buena crianza.
2
La lactancia materna, que mĆ”s allĆ” de las inmensas bondades nutricionales que le brinda al reciĆ©n nacido, es una fuente de apego seguro que fortalecerĆ” la relaciĆ³n madre- hijo como la mĆ”s trascendente a lo largo de la vida.
3
El contacto piel a piel desde los primeros minutos posteriores al nacimiento, con su madre y tambiĆ©n con su padre, que se constituye en un elemento de estimulaciĆ³n y relajaciĆ³n mediado por el sistema nervioso del niƱo, mediante la secreciĆ³n de hormonas tan importantes como la del crecimiento y la insulina.
4
La atenciĆ³n oportuna y eficiente al llanto del niƱo, que representa la Ćŗnica forma de comunicaciĆ³n que posee al nacer y que si es entendido y atendido por la madre, le enseƱarĆ” al reciĆ©n nacido que el mundo al que llegĆ³ le es favorable y que hay personas que le ayudan a resolver sus necesidades fundamentales
5
La promociĆ³n de un ambiente tranquilo que le permita al reciĆ©n nacido un proceso de adaptaciĆ³n gradual al mundo exterior, que se expresa  en los prolongados periodos de sueƱo (entre 14 y 16 horas por dĆ­a) que solo son interrumpidos por la necesidad de recibir alimentaciĆ³n.
6
El establecimiento de espacios de estimulaciĆ³n adecuada en las horas de vigilia (cuando estĆ” despierto), que le permitan que sus Ć³rganos de los sentidos ya presentes al nacer, se desarrollen plenamente de acuerdo con la reflexiĆ³n de Jean Piaget:  mientras mĆ”s ve y mĆ”s oye un niƱo, mĆ”s quiere ver y mĆ”s quiere oĆ­r.
7
La eficiente resoluciĆ³n de sus necesidades primarias referentes al baƱo, el vestido y la temperatura adecuadas, que le generarĆ”n al reciĆ©n nacido un sensaciĆ³n de comodidad y tranquilidad tan necesarias para su crecimiento y desarrollo adecuados.
8
La generaciĆ³n hacia el niƱo de condiciones favorecedoras para su naciente autoestima como el arrullarlo, acariciarlo y acunarlo ademĆ”s de hablarle y cantarle en un tono adecuado, condiciones estas que lo harĆ”n sentirse querible, fundamento importante de su nivel de autoestima.
9
El procurar que el reciƩn nacido tenga libertad plena de movimientos para que vaya percibiendo el mundo a su alrededor e interactuando de una manera gratificante y enriquecedora.
10
El tener claro que los niƱos  se constituirĆ”n en promotores de goce y felicidad para sus padres, ayudando a superar los momentos de tensiĆ³n y ansiedad inherentes al nuevo rol parental asumido por ellos, expresado claramente en la reflexiĆ³n de que cuando nace un niƱo nacen tres personas: un padre, una madre y un hijo.